913 175 562 / 913 176 553
Instituto de columna banner
91 317 55 62
Urgencias veterinarias 24 horas
toxoplasmosis

Toxoplasmosis en los gatos

La toxoplasmosis es una enfermedad parasitaria que puede afectar a cualquier animal de sangre caliente. Generalmente no causa problemas serios, aunque sí que permanece en los tejidos del animal por el resto de su vida. Hoy, desde Clínica Veterinaria Ciudad de los Ángeles, os hablamos de ello.

Esta enfermedad afecta a los gatos y a todos los felinos, incluyendo leones, pumas y tigres, que son los únicos animales en los que el parásito llamado Toxoplasma Gondii puede completar su ciclo de vida y ser eliminado por un breve periodo de tiempo a través de la materia fecal.

En el caso de los gatos, pueden contraer la toxoplasmosis al comer carne infectada, ya sea ésta de un animal que cazaron, o por haberse alimentado con carne cruda o mal cocida.

Sin embargo, la existencia de este parásito en los gatos hace que estos se conviertan en un peligro para las mujeres embarazadas, ya que la toxoplasmosis puede atravesar la placenta e infectar al bebé. Solamente sucede en el 40 % de los casos en los que la infección se contrae durante el embarazo. Esto hace que ellas se pregunten, entonces, cómo deben actuar ante un gato.

Con una simple caricia, no debería pasar nada, siempre y cuando se laven bien luego las manos. Si el gato araña a la futura madre, tampoco existe el riesgo de contagio.

Para contraer toxoplasmosis, el parásito debe ser ingerido, algo que es mucho más probable que pueda ocurrir por haber comido carne mal cocida o vegetales mal lavados que por tener un gato.

De todas formas, cualquier prevención siempre es buena y, ante cualquier duda que pueda tener una mujer embarazada, sería aconsejable acudir con su gato a una clínica veterinaria para que allí se le haga un análisis y así poder saber si el gato tiene o no toxoplasmosis.

Archivos