913 175 562 / 913 176 553
Instituto de columna banner
91 317 55 62
Contacto

Recompensas, premios y reprimendas a los perros

Puede llegar a ser muy difícil, por no decir imposible, educar a un cachorro sin ninguna recompensa a cambio. La comida suele ser el elemento de deseo por parte de estos pequeños perros en usarse como estímulo hacia ellos en los momentos en los que no quieren o no se sienten con fuerzas de cumplir alguna norma.

Es obligatorio ser conscientes de que el premio en forma de alimentos debe tener un tamaño muy medido, ya que el animal no puede comer una gran cantidad en escasos márgenes de tiempo, por su salud y bienestar.

En pequeñas porciones de algún alimento para perros o que además sea saludable, como el pavo, se puede premiar con facilidad una buena conducta de nuestro fiel compañero.

Otro medio de recompensa es el juego interactivo, ya sea a través del lanzamiento de pelotas o cualquier objeto al que vaya corriendo si se le lanza. Esta es una acción que sin duda siempre entusiasma al animal, aunque pueden llegar a alterarlo también. Para pruebas de agilidad y velocidad, este tipo de juegos les viene a la perfección.

Los elogios verbales también influyen en la actitud del perro, que reacciona correctamente si percibe una voz amable y aguda cada vez que realiza un ejercicio de manera positiva. Igual de importante es actuar de manera contraria si el cachorro desobedece, mediante un tono más severo con las reprimendas necesarias para que le quede constancia al animal de que ha cometido un error, que distinga el tono para darse cuenta que no actuó bien, aunque siempre que preceda al perdón, necesario para seguir adelante y evolucionar.

Archivos