913 175 562 / 913 176 553
Instituto de columna banner
91 317 55 62
Contacto

Campaña precoz de Leishmaniasis: síntomas

Debido a las altas temperaturas que hemos tenido hasta el momento, ha llegado la hora de realizar el test de la leishmaniasis a nuestros perros. Pues ya se sabe que las enfermedades detectadas a tiempo, tienen un mejor pronóstico.

La leishmania es una enfermedad transmitida por un mosquito del género Phlebotomo. Los expertos nos aconsejan que no debemos olvidar que todos los años hagmos un diagnóstico precoz de esta enfermedad.

Durante el pasado mes de enero y este mes de febrero se ha lanzado una campaña de detección precoz para facilitar este diagnóstico. Su precio total, sin gastos de consulta, es de 16 euros.

Pero, ¿qué es? ¿de qué trata esta enfermedad?

Hablamos de una enfermedad parasitaria que afecta a la piel, las mucosas y los órganos internos de numerosos mamíferos, incluido el hombre. El agente transmisor es el Flebotomo. Se trata de un mosquito de pequeño tamaño -entre dos y tres milímetros de longitud- de color amarillento-pajizo y cuyo cuerpo, incluidas alas y extremidades, se encuentra cubierto por abundantes pelos.

Sólo las hembras se alimentan de sangre y, por tanto, son las únicas transmisoras de esta enfermedad. En España la principal especie afectada es nuestro fiel amigo el perro.

¿Cuáles son los síntomas dela leishmaniasis?

La leishmaniasis puede causar la muerte en la mayoría de los perros infectados que no reciban tratamiento y vigilancia posteriormente. Esta enfermedad puede ser de dos tipos: cutánea (afecta la piel) y visceral (se ven afectadas las vísceras especialmente hígado y riñones). Este padecimiento no distingue de razas y edades así que cualquier perro puede resultar afectado.

Si observas alguno de los siguientes signos clínicos es mejor que acudas lo más pronto con tu perro a que le brinden atención veterinaria y realicen un diagnóstico oportuno y le faciliten su tratamiento oportuno:

  • Úlceras en el borde de las orejas, la cabeza o extremidades.
  • Inflamación de los ojos.
  • Crecimiento de las uñas de forma anormal.
  • Pérdida de pelo por la zona de la cabeza.
  • Heridas que no sanan.
  • Sangre en la orina o diarrea.
  • Conjuntivitis y dermatitis.
  • Atrofia muscular. Aspecto envejecido y expresión triste en su cara.
  • Fatiga o cansancio.
  • Inflamación de las articulaciones o cojera.
  • Aumento del tamaño de los ganglios linfáticos.
  • Debilidad y pérdida de peso.
  • Fiebre.
  • Hemorragia nasal.
  • Inflamación del abdomen

Es muy importante que evitemos en la medida de lo posible, que los animales duerman al aire libre dada la actividad nocturna del mosquito; así como mantener limpio y desinfectado su entorno.

Acude urgentemente a nuestra Clínica Veterinaria o contacta con nosotros si tu perro sufre esta enfermedad.

¡No hay tiempo que perder!

 

Archivos