913 175 562 / 913 176 553
Instituto de columna banner
91 317 55 62
Contacto
Miedo a los petardos

¿Cómo debemos actuar si nuestra mascota tiene miedo a los petardos?

Seguramente muchas de vuestras mascotas lo hayan pasado mal estas fiestas navideñas por el ruido de los petardos y los fuegos artificiales que tanto suenan durante estas fechas. Es un problema muy común y puede ser peligroso para algunas de estas mascotas, ya que estos ruidos les pueden causar ansiedad, miedo descontrolado, taquicardia y, en algunos casos, la muerte.

Los comportamientos más comunes que pueden desencadenar los sonidos de los petardos son:

–  Escapar, destruyendo todo a su paso. El instinto de una mascota cuando tiene miedo es escapar del lugar donde ha surgido el ruido, llevándose por delante todo lo que encuentra a su paso, sin presentarle atención.  Además, el principal problema surge en el caso de los perros, que si están en la calle en ese momento pueden huir de su dueño, corriendo el riesgo de terminar atropellados.

– En el caso de los perros, no querer salir a la calle. Asocian la calle con el origen del ruido y no quieren ir.

Sin embargo, existen una serie de medidas que podemos tomar para ayudar a nuestras mascotas a disminuir su miedo a los petardos, hoy te las contamos.

  1. Debemos tener calma. Es fundamental que afrontemos el problema con paciencia y estemos calmados de manera que podamos transmitírselo al animal, por ejemplo, no reaccionaremos ante el ruido de los petardos para que el animal se dé cuenta de que no debe temer el ruido.
  2. Debe disponer de un espacio donde se sienta seguro. Tiene que ser un lugar aislado, normalmente elegido por él. Si no lo elige una buena opción sería el cuarto de baño. En su lugar escogido le pondremos su juguete preferido, agua y una cama de manera que pueda resguardarse y sentirse seguro si fuese necesario.
  3. No es recomendable acariciarle. Es totalmente contraproducente ya que al acariciarle lo que hacemos es respaldar su miedo.
  4. Nunca debemos regañarle. Hay veces que el comportamiento exagerado de nuestra mascota nos puede dar ganas de regañarle, no obstante, lo que conseguimos con esto es que asocie el ruido con algo aún más negativo, de manera que solo conseguiremos aumentar su miedo

Archivos