913 175 562 / 913 176 553
Instituto de columna banner
91 317 55 62
Urgencias veterinarias 24 horas
Contacto
siamés

Cómo ser amigo de un gato

En muchas ocasiones hemos oído decir eso de que “A mí no me gustan los gatos porque son demasiado ariscos, muerden y arañan constantemente”, pero lo cierto es que no todos son así y que, con cierto tacto, es muy fácil ser amigo de ellos.

Hoy, desde Clínica Veterinaria Ciudad de los Ángeles, os damos algunos consejos para que os llevéis bien con los mininos.

  • Primero, y regla fundamental, es que a la hora de jugar no es recomendable que uséis manos o pies, sino que es preferible utilizar juguetes específicos para gatos.

 

  • Respecto a los juguetes, nuestro consejo es que, para que el animal no se enfade, los lancéis lejos para que así puedan cazarlos y no contra ellos, que suele ser la práctica más habitual.

 

  • De igual forma, no es bueno educar a los felinos mediante golpes o gritos porque eso sólo hará que nos tengan miedo y que, ante la menor señal de peligro, puedan llegar a atacarnos. Se deben encontrar otras formas para que aprendan.

 

  • Por otra parte, si lo que queréis es que el gato se acerque a vosotros al llamarlo, no lo miréis directamente y, por supuesto, tampoco le gritéis. Hay que darle tiempo y espacio ya que los gatos, generalmente, se acercan a aquellas personas que parecen estar más tranquilas.

 

  • También es importante tener en cuenta que, para ganarnos la confianza y cariño del gato, no hay que molestarlo cuando esté haciendo sus necesidades, ya que eso les puede causar algún trauma, ni tampoco hacerlo cuando están durmiendo.

 

  • Cuando queráis acariciarlo no lo arrinconéis ni lo bloqueéis, ni tampoco comencéis a tirarle de la cola o cogerle de la piel del cuello. Esto es algo que a los gatos no les gusta nada y podrían volverse contra vosotros.

 

  • Por último os aconsejamos que, si no estáis seguros de si al gato le gusta o no estar en brazos, no lo cojáis muy a menudo. Aunque es un gesto inocente el animal podría atacarnos porque prefiera seguir en el suelo a estar incómodo en brazos de alguien.

Archivos