Contacta con nosotros
  • Urgencias veterinarias

    24 horas

    consulta y cirugía de urgencia

    91 317 55 62

  • Archivos

  • Clínica Veterinaria Ciudad de los Ángeles - Clínica veterinaria

    ¿Cómo preparar a tu mascota para la llegada de un bebé?

    Share
    26th abril, 2016
    Cómo preparar a tu mascota para la llegada de un bebé

    La llegada de un bebé al hogar siempre es causa de celebración para todos,  excepto tal vez, para nuestra mascota. Normalmente, nuestras mascotas son los reyes de la casa, los más mimados y consentidos, por lo que, en ocasiones, pueden no ver con buenos ojos tener que compartir la atención con un nuevo miembro de la familia.

    Si no están acostumbrados a los niños la adaptación puede resultar realmente complicada. Algunos perros, pero especialmente los gatos, son animales de costumbres y no suelen llevar bien que sus hábitos sean alterados de forma repentina.  Los gritos y llantos, los olores, las atenciones… son muchos los cambios que tienen que afrontar, por ello, lo mejor es comenzar a acostumbrarles de forma progresiva, empezando antes del nacimiento del niño.

    • Lo primero, es crear rutinas. Es esencial que fijemos una rutina tanto de paseo como de comida que podamos mantener cuando nazca el niño. Esto servirá para que nuestra mascota se acostumbre previamente a dicha rutina y no tenga que asimilarlo de golpe.
    • Dedica un rato al día exclusivamente a tu mascota. Busca un hueco de unos 15 minutos al día que puedas dedicar completamente a tu mascota, ya sea dándole mimos o jugando con él.
    • Permite que entre en la habitación del bebé antes y después de su llegada y deja que huela las cosas, pero no le permitas que muerda nada o se suba a los muebles. Para evitarlo, podemos poner algún objeto que haga ruido sobre los muebles para saber si se ha subido. Para lograr que no se suba podemos colocar su cama en la habitación y dejar golosinas en su interior para que sepa cuál es su lugar.
    • Respecto a la habitación del niño, tenemos que plantearnos si va a ser accesible para nuestra mascota o no. Si no va a serlo, tendremos que sacar los muebles a los que le guste subirse habitualmente y evitar que entre en el dormitorio aunque el bebé todavía no haya llegado. Una opción muy útil es poner una cama al otro lado de la puerta, cada vez que entremos podemos darle golosinas, así asociará esta acción con algo bueno y no le importará quedarse fuera.