Contacta con nosotros
  • Urgencias veterinarias

    24 horas

    consulta y cirugía de urgencia

    91 317 55 62

  • Archivos

  • Clínica Veterinaria Ciudad de los Ángeles - Clínica veterinaria

    ¿Por qué muerden los gatos?

    Share
    1st diciembre, 2016
    ¿Por qué muerden los gatos?

    Los dueños de los gatos saben muy bien lo complicado que es muchas veces entender qué quieren y por qué se comportan así sus mascotas. Una de las costumbres comunes de muchos de estos animales es morder a las personas, esto puede deberse a razones muy diversas. Entre las principales destacan la agresividad, como modo de juego o incluso para expresar su cariño. Esta semana te explicamos cómo diferenciarlas.

    ¿Por qué me muerde mi gato?

    En primer lugar, tenemos que tener en cuenta que todo tiene que ver con el tipo de mordisco y la situación en la que tiene lugar.

    – Los mordiscos mientras están jugando

    Normalmente, cuando los gatos son todavía cachorros solemos acostumbrarlos a jugar con nuestras manos o con juguetes, los cuales arañan y muerden para divertirse. Si no ponemos límites, cuando nuestra mascota sea adulta seguirá comportándose del mismo modo, sin poder diferenciar cuando el juego está causándonos daños.

    ¿Cómo podemos solucionarlo?

    Cambiando nuestras manos por juguetes y premiando su buen comportamiento.

    – Los mordiscos de cariño

    Aunque no lo creamos y nos cueste interpretar un mordisco como una muestra de cariño, esto es así. Por ello, muchas veces podremos observar como nuestro gato mordisquea nuestras manos o piernas cuando le damos caricias o alimento.

    Se trata de una manera de expresar sus sentimientos. Lo más normal, es que estos mordiscos sean suaves, sin que nos causen molestia o nos duelan, aunque puede írseles de las manos en el caso de que se muestren muy excitados.

    – Los mordiscos agresivos

    Este tipo de mordisco suele ocurrir cuando tienen miedo. Es un método de defensa cuando se asusta, y empleará las uñas y los dientes si se siente amenazado y acorralado de algún modo. Lo más normal es que podamos prevenirlo, ya que el animal suele avisar antes de hacerlo poniendo sus orejas hacia atrás u bufando.