Contacta con nosotros
  • Urgencias veterinarias

    24 horas

    consulta y cirugía de urgencia

    91 317 55 62

  • Archivos

  • Clínica Veterinaria Ciudad de los Ángeles - Clínica veterinaria

    Los principales cuidados para un perro en verano

    Share
    29th junio, 2016
    Cómo cuidar a tu perro en verano

    Ya ha llegado el verano y con el periodo estival también vienen los largos días con altas temperaturas. Aunque es una estación perfecta para muchos, ya que podemos salir más con nuestras mascotas durante más tiempo y disfrutar del aire libre, nuestros perros pueden sufrir mucho las consecuencias del calor si no se tienen en cuenta una serie de cuidados básicos.

    Por este motivo, esta semana vamos a ofreceros algunos consejos para mantener a nuestros perros sanos durante el verano.

    – Las altas temperaturas pueden provocar grandes estragos en nuestras mascotas, es por ello, que no deberemos salir a pasear con ellos o hacer ejercicio en las horas de más calor. Por una parte, porque el perro podrían sufrir un golpe de calor. Y por otra parte, porque además, las altas temperaturas que alcanza el asfalto pueden ser muy perjudiciales para las almohadillas de sus patas.

    – Si la idea es llevar al perro a pasear o a la playa en otro momento del día, es importante que dispongamos de una sombrilla o espacio con sombra para que se resguarde y no hacerle caminar demasiado.

    – Hay que asegurarse de que siempre tenga disponible una buena cantidad de agua limpia y fresca. Aunque esto es muy importante durante cualquier época del año, durante los meses de más calor es algo fundamental.

    – En el caso de que en la vivienda el calor sea excesivo es recomendable usar el aire acondicionado para climatizar el cuarto. Al igual que nosotros, las mascotas también lo agradecerán. Si observamos que sigue teniendo mucho calor podemos mojar un poco su cabeza para refrescarla.

    – En el caso de que en la calle le pongamos bozal es muy importante que durante esta estación utilicemos bozales de canastilla que permita a nuestro perro abrir la boca. Los perros regulan el calor por medio de la lengua y los jadeos, de tal modo que si no pueden abrir suficientemente la boca para hacerlo, pueden sufrir un golpe de calor.