Contacta con nosotros
  • Urgencias veterinarias

    24 horas

    consulta y cirugía de urgencia

    91 317 55 62

  • Archivos

  • Clínica Veterinaria Ciudad de los Ángeles - Clínica veterinaria

    El lenguaje los perros: los movimientos de la cola

    Share
    17th noviembre, 2016
    lenguaje de los perros

    Cuando tenemos mascotas es fundamental que tratemos de aprender a interpretar sus emociones y necesidades por medio de su comportamiento y postura. En el caso de los perros, además de con su posición corporal, los ladridos y sus orejas, la cola es una de las partes del cuerpo que más pistas puede darnos sobre el estado de ánimo en el que se encuentra el animal. Por ello, esta semana te damos algunas pautas para interpretar su movimiento:

    Uno de los aspectos que debemos tener en cuenta es la altura a la que se encuentra la cola.

    1. Si la altura es media a menudo significa que está relajado, a no ser que esté estirada horizontalmente, una posición común cuando algo llama su atención.
    2. Si está en posición baja es un claro indicativo de que está relajado, a no ser que la esconda entre las piernas lo que significará que tiene miedo o está inseguro o asustado.
    3. Si la posición es alta lo más probable es que el perro se encuentre alerta.
    4. Si está completamente levantada con la punta hacia arriba, está mostrando su autoridad, está en estado dominante.
    5. Por el contrario, si está levantada pero curvada muestra su confianza y su autocontrol.

    Debemos tener en cuenta que estas indicaciones son indicativas, pero dependiendo de la raza de perro la posición relajada de la cola puede variar mucho.

    Además de la posición, el movimiento del rabo es otro de los aspectos que sirve de ayuda a estos animales para comunicarse. Por ejemplo:

    Si mueven la cola en movimientos circulares esto significa alegría y ganas de jugar.

    El movimiento largo de un lado a otro puede significar desde felicidad a nerviosismo o impaciencia.

    Por otro lado, un movimiento corto y rápido unido a las orejas dobladas hacia atrás y a enseñar los dientes quiere decir que se dispone a atacar.