Contacta con nosotros
  • Urgencias veterinarias

    24 horas

    consulta y cirugía de urgencia

    91 317 55 62

  • Archivos

  • Clínica Veterinaria Ciudad de los Ángeles - Clínica veterinaria

    ¿Es conveniente cambiarle el nombre a un perro adoptado?

    Share
    24th noviembre, 2014

    Cuando compramos un cachorro que no ha tenido nunca un dueño, tenemos más margen para ponerle el nombre que más nos guste, o qué mejor se adapte, según nuestro criterio, a las características físicas del perro. Si lo llamas de una manera determinada siempre, desde bien pequeño, el perro se adaptará y, normalmente,  lo entenderá como su nombre siempre que requieras su atención.

    Sin embargo, cuando adoptamos o adquirimos por cualquier motivo, un perro adulto, que ya ha tenido uno o varios dueños, muchas veces cambiarle el nombre y ponerle uno que a ti te gusta, puede traer consecuencias negativas para el animal. Sobre todo supondrá un hándicap para la comunicación entre tu nueva mascota y tú.

    Si intentas que se acostumbre a un nuevo nombre en muchos casos no lo conseguirás ya que el perro se sentirá confuso y desorientado, sin saber muy bien si te diriges a él o no. Lo recomendable el llamarle como le llamaba su antiguo dueño, si tenemos acceso a esa información, lógicamente.

    Es un error pensar que por el hecho de que su anterior experiencia con humanos sea negativa, el perro necesita que le llamen de otro modo. Con cariño y paciencia el perro se fiará de ti y se acostumbrará a tus cuidados. A lo que nunca terminará de acostumbrarse es a su nuevo nombre que quieres imponerle.

    Por la misma razón, a un cachorro no debemos ponerle un nombre susceptible de ser cambiado cuando se hace adulto. Si le ponemos nombres con diminutivos que en el futuro no van a cuadrar con el aspecto y tamaño que adquiere al crecer, terminaremos llamándolos de otro forma, provocando un efecto parecido al anterior descrito.