Contacta con nosotros
  • Urgencias veterinarias

    24 horas

    consulta y cirugía de urgencia

    91 317 55 62

  • Archivos

  • Clínica Veterinaria Ciudad de los Ángeles - Clínica veterinaria

    ¿Cómo conseguir que mi gato utilice su caja de arena?

    Share
    13th diciembre, 2016
    Enseñar a un gato a usar el arenero

    Por naturaleza, a los gatos les gusta hacer sus necesidades en la arena. Pero algunos tienen que aprender a utilizar la caja de arena. En especial cuando son pequeños muchos no se aguantan y utilizan los sitios más insospechados de la casa como baño. Por eso, esta semana os queremos dar unos consejos para enseñar a un gato a usar el arenero.

    Es importante la colocación de la caja:

    • Muchos buscan intimidad, por ello debemos colocar la caja en un sitio apartado, tranquilo y lejos de los miembros de la casa. Pero, cuidado, no debemos colocarlo en un sitio muy retirado, que resulte inaccesible.
    • Debe de ser un lugar cómodo, protegido, y sin corrientes frías de aire.
    • Respecto a la orientación, la mejor opción es situarlo de manera que el animal tenga una visión completa de la estancia y no pegado a la pared.

    A veces importa el recipiente:

    • Su tamaño y forma también puede condicionar su uso. Muchos gatos rechazan las cajas cubiertas. Como recomendación, debe medir 1,5 veces el tamaño del animal.
    • La arena utilizada también es importante. Muchos animales rechazan las que son perfumadas.
    • La cantidad de arena también debe tenerse en cuenta. Debe haber siempre unos cuatro centímetros de altura.

    Una correcta limpieza es esencial si queremos que use el arenero. Lo recomendable es limpiar la caja un par de veces al día y vaciarla completamente una vez a la semana. Para su limpieza usaremos agua y jabón y evitaremos otros productos que pueden conseguir que el gato no se acerque a la caja.

    Para conseguir que el gato utilice la caja debemos…

    • Si es cachorro y queremos acostumbrarle, debemos colocarle dentro de la caja al despertarse y después de la comida. Luego, le cogeremos con suavidad la pata y escarbaremos con ella en la arena. Si lo hace, debemos darle un premio, por ejemplo, una galleta para gatos.
    • Si es mayor y de repente empieza a hacerlo fuera de la caja, puede padecer una enfermedad, como una dolencia renal. En este caso, deberemos acudir al veterinario.